Páginas

Translate

sábado, 20 de agosto de 2016

La Visión de Ezequiel

 

Dios cumplió al pie de la letra todo lo que prometió por medio de sus profetas Isaías y Jeremías sobre el cruel castigo de Dios a Israel. Efectivamente, Dios juzgó a Israel con mano firme y poderosa, llevándola al cautiverio por 70 años de manos de sus enemigos. Dios siguió hablando por medio del sacerdote Ezequiel, pero éste se iba a encontrar con una sorpresa: nada más y nada menos que la misma presencia de Dios en todo su esplendor y gloria.

Ezequiel estaba un día junto al río Québar, cuando vio aparecer entre el viento una gran nube con fuego envolvente y un gran resplandor alrededor. Era una figura de cuatro seres vivientes, donde aparecía un trono y un hombre sentado en él, rodeado de fuego resplandeciente semejante al arco iris. Cuando Ezequiel vio esto, se postró rostro en tierra y oyó una voz. “Ponte de pie que voy a hablarte, le dijo”. Entonces el Espíritu entró en él, era la voz de Dios diciéndole así: "Hijo de hombre, te voy a enviar al pueblo de Israel, gente rebelde que se sublevó contra mí...” (Ezequiel 2:3). Entonces, Dios le entregó un rollo escrito que contenía gemidos, lamentos y amenazas, para que lo leyera ante su pueblo. Eran palabras de amonestación para ver si su pueblo dejaba de pecar. Dios le dijo que lo había puesto como atalaya (hombre que avisa y advierte) para amonestar al impío (Dios usa este adjetivo refiriéndose a su pueblo pecador). Y que si no cumplía su misión, Dios le iba a pedir responsabilidad a él también por el pecado de los otros. 

De nuevo Dios usa la simbología para hablar a su pueblo por medio de Ezequiel, donde habla del sitio a Jerusalén, hambre, peste, ataques de animales salvajes y que los padres comerían a su hijos, por haber profanado su santuario. Así mismo habla de la destrucción de altares paganos e ídolos de las montañas y muerte a filo de espada de los que adoran a esos ídolos.

Dios se le apareció a Ezequiel por segunda vez con todo su esplendor. Fue en su casa delante de los ancianos de Judá, y le mostró las abominaciones idólatras que su pueblo cometía en su santuario. Habla también de los verdugos de la ciudad, que darían muerte a los que cometían estas abominaciones. Pero Dios daba una segunda oportunidad a los que gemían y clamaban a causa de esas abominaciones. Fue por medio de un ángel que escribía en las frentes de estas personas para que la muerte no los alcanzara.

Dios habla también de la iniquidad (pecado que se transmite de padres a hijos) y que cada uno pagaría por su pecado. Es decir, los hijos que no pecaren, no pagarían por los pecados de sus padres. También, al igual que Isaías y Jeremías, habla de que Dios enviaría a un salvador descendiente de David (Jesucristo).

Por último, Ezequiel tiene una visión sobre las aguas que salen del templo de Jerusalén, aguas que simbolizan el Espíritu Santo de Dios en nosotros. Dios quiere llevarnos a un mayor nivel espiritual, un nivel de vida y sanidad con Cristo.

He escogido estos versículos de abajo como los más significativos e impactantes que hablan sobre lo expuesto anteriormente. No obstante, lean todo el capítulo de Ezequiel porque no tiene nada de desperdicio. Espero que aprendan y les guste. Un cordial saludo en el amor de Cristo Jesús.

Juicio de Dios a Jerusalén:

"Por eso los padres comerán a los hijos en medio de ti, y los hijos comerán a sus padres; y haré en ti juicios, y esparciré a todos los vientos todo lo que quedare de ti. Por tanto, vivo yo, dice Jehová el Señor, ciertamente por haber profanado mi santuario con todas tus abominaciones, te quebrantaré yo también; mi ojo no perdonará, ni tampoco tendré yo misericordia”. Ezequiel 5:10-11

"Enviaré, pues, sobre vosotros hambre, y bestias feroces que te destruyan; y pestilencia y sangre pasarán por en medio de ti, y enviaré sobre ti espada. Yo Jehová he hablado”. Ezequiel 5:17

 La profecía del cautiverio y remanente de Israel:

"Diles: Yo soy vuestra señal; como yo hice, así se hará con vosotros; partiréis al destierro, en cautividad. Y al príncipe que está en medio de ellos llevarán a cuestas de noche, y saldrán; por la pared abrirán paso para sacarlo por ella; cubrirá su rostro para no ver con sus ojos la tierra. Mas yo extenderé mi red sobre él, y caerá preso en mi trampa, y haré llevarlo a Babilonia, a tierra de caldeos, pero no la verá,(B) y allá morirá. Y a todos los que estuvieren alrededor de él para ayudarle, y a todas sus tropas, esparciré a todos los vientos, y desenvainaré espada en pos de ellos. Y sabrán que yo soy Jehová, cuando los esparciere entre las naciones, y los dispersare por la tierra. Y haré que unos pocos de ellos escapen de la espada, del hambre y de la peste, para que cuenten todas sus abominaciones entre las naciones adonde llegaren; y sabrán que yo soy Jehová”. Ezequiel 12:11-16

La profecía del fin de los falsos profetas:

"Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, ¿qué refrán es este que tenéis vosotros en la tierra de Israel, que dice: Se van prolongando los días, y desaparecerá toda visión? Diles, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: Haré cesar este refrán, y no repetirán más este refrán en Israel. Diles, pues: Se han acercado aquellos días, y el cumplimiento de toda visión. Porque no habrá más visión vana, ni habrá adivinación de lisonjeros en medio de la casa de Israel. Porque yo Jehová hablaré, y se cumplirá la palabra que yo hable; no se tardará más, sino que en vuestros días, oh casa rebelde, hablaré palabra y la cumpliré, dice Jehová el Señor”. Ezequiel 12:21-25

 La visión de las aguas:

"Y salió el varón hacia el oriente, llevando un cordel en su mano; y midió mil codos, y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos. Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midió luego otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos. Midió otros mil, y era ya un río que yo no podía pasar, porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado. Y me dijo: ¿Has visto, hijo de hombre? Después me llevó, y me hizo volver por la ribera del río. Y volviendo yo, vi que en la ribera del río había muchísimos árboles a uno y otro lado. Y me dijo: Estas aguas salen a la región del oriente, y descenderán al Arabá, y entrarán en el mar; y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas. Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río”. Ezequiel 47:3-9

SEGUIR LEYENDO, HAGA CLICK “>” ó “ENTRADAS ANTIGUAS” (según versión)

jueves, 14 de abril de 2016

La Aterradora Profecía de Jeremías



El profeta Jeremías viene a confirmar lo que Isaías ya profetizó: la inminente destrucción de Israel.
Al igual que ocurrió con Moisés, Jeremías no se consideraba capacitado para hablar al pueblo de Israel, pero Dios lo eligió a él. Le dijo que no temiera porque él lo libraría de todo lo malo. Dios puso en su boca las palabras que mas tarde iba a pronunciar delante de todo el pueblo. 

Empieza recordando la salida de la esclavitud de Egipto, su paso por el desierto, y la llegada a la Tierra Prometida, donde disfrutaron de la abundancia y prosperidad de la fértil tierra. Dios reprocha a su pueblo por haberle abandonado por otros dioses paganos. De una manera sarcástica y aterradora, Dios compara a su pueblo con una prostituta, por adorar a otros dioses a los que llama baales. Lo acusa de ser un pueblo rebelde, aunque tiene misericordia de él, afirmando que no guardaría para siempre su enojo. 

Dios buscaba el arrepentimiento de su pueblo desde tiempos antiguos, pero su terquedad hizo que se le encendiera la ira. Este era el castigo: Israel iba a ser destruida, masacrada y entregada en manos de sus enemigos, también iba a ser esclavizada por 70 años. Además, afirma el Señor, Israel iba a ser reducida a ruinas y cadáveres sin enterrar. Mas tarde, Dios iba a castigar a los pueblos que lo oprimían y haría regresar un remanente fiel a una tierra desolada y en ruinas, para ser reconstruida posteriormente. 

Dios es especialmente claro cuando advierte a su pueblo que se arrepientan de sus malos caminos y que no deben adorar ídolos de piedra o madera, ya que son tradiciones de otros pueblos vecinos que no les convenía imitar. Acusa a su pueblo de haber violado el Pacto que hizo en el pasado, cuando los sacó de Egipto, de que Israel sería su pueblo y Él sería su Dios. Dios utilizó la simbología para hablar a su pueblo a través de Jeremías. Utiliza un cinturón podrido para advertir que acabaría con la soberbia de su pueblo, y unas tinajas llenas de vino quebradas en el suelo, para advertir que se destruirían unos a otros. Afirma que no tendría piedad y que traería sequía, hambre, muerte y cautividad en manos de sus enemigos. 

Dios afirma que, si su pueblo se convirtiera, Él lo restauraría, lo guardaría y lo protegería de sus enemigos. También habla de un Nuevo Pacto: Israel sería su pueblo y Él su Dios, la Ley sería grabada en cada corazón y mente... y si faltaren estas leyes, también la descendencia de Israel faltaría.

“Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3). Esta es la frase que resume todo lo que Dios quiere para su pueblo: que le tema, se humille y clame a Él, para abrirle las puertas de la bendición.

Dios habla a Jeremías:

“Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. Y yo dije: !!Ah! !!ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar.” 
Jeremías 1:4-10

Una profecía aterradora:

“Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de los ejércitos: Porque dijeron esta palabra, he aquí yo pongo mis palabras en tu boca por fuego, y a este pueblo por leña, y los consumirá.” Jeremías 5:14

“Porque los hijos de Judá han hecho lo malo ante mis ojos, dice Jehová; pusieron sus abominaciones en la casa sobre la cual fue invocado mi nombre, amancillándola. Y han edificado los lugares altos de Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para quemar al fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón. Por tanto, he aquí vendrán días, ha dicho Jehová, en que no se diga más, Tofet, ni valle del hijo de Hinom, sino Valle de la Matanza; y serán enterrados en Tofet, por no haber lugar. Y serán los cuerpos muertos de este pueblo para comida de las aves del cielo y de las bestias de la tierra; y no habrá quien las espante. Y haré cesar de las ciudades de Judá, y de las calles de Jerusalén, la voz de gozo y la voz de alegría, la voz del esposo y la voz de la esposa; porque la tierra será desolada.” Jeremías 7:30-34

Los falsos dioses y el Dios verdadero:

“Oíd la palabra que Jehová ha hablado sobre vosotros, oh casa de Israel. Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva. Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder. No hay semejante a ti, oh Jehová; grande eres tú, y grande tu nombre en poderío. ¿Quién no te temerá, oh Rey de las naciones? Porque a ti es debido el temor; porque entre todos los sabios de las naciones y en todos sus reinos, no hay semejante a ti.” Jeremías 10:1-7

La promesa de Dios:

“Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos. Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce, y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo para guardarte y para defenderte, dice Jehová. Y te libraré de la mano de los malos, y te redimiré de la mano de los fuertes.” Jeremías 15:19-21

El Nuevo Pacto:

“Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón;(E) y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado. Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre: Si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente.” Jeremías 31:33-36

SEGUIR LEYENDO, HAGA CLICK “>” ó “ENTRADAS ANTIGUAS” (según versión)

domingo, 6 de marzo de 2016

Las Profecías de Isaías



Dios habló al profeta Isaías, mostrando su ira sobre el pueblo de Israel, porque lo abandonó y se rebeló contra él. Tal era la ira de Dios, que comparaba la ciudad santa Jerusalén con una prostituta (Isaías 1:21). Cansado de pecado e idolatría, el Señor anuncia la inminente destrucción, humillación, hambre y esclavitud a la cual iba a ser sometido su pueblo. Y lo hace de una manera contundente y aterradora. Pero Dios no destruiría a Israel por completo, sino que dejaría un remanente limpio y sin mancha que volvería a clamar y a adorar a su Dios en espíritu y en verdad. Un remanente disperso por el mundo que posteriormente regresaría a su tierra. Asimismo, anuncia que vendría un Mesías con el espíritu de Dios, que traería la salvación y su reinado no tendría fin.

La palabra Mesías significa “el cristo”, la cual se menciona en el Nuevo Testamento (Juan 1:41). Además, las palabras Isaías y Jesús tienen el mismo significado (Salvación de Dios). Sin duda, Jesús era el Mesías, el Salvador. Era necesario que Jesús redimiera al pueblo de Dios, por medio de su sufrimiento y muerte, ya que el pecado es quitado con la muerte, desde el pecado original de Adán y Eva. Sólo así, Dios estaba dispuesto a perdonar a su pueblo sus pecados, por medio del arrepentimiento y la fe en Cristo.

En realidad, muchas de estas profecías ya se han cumplido: la venida y muerte de Jesucristo, la destrucción, dispersión y esclavitud del pueblo Israel (año 70 d.c.), la restauración como nación (1948) y regreso de los judíos dispersos por el mundo. Y para los que creemos en Dios, la resurrección y reinado para siempre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 

Profecía del castigo de Dios a Israel:

"Visión de Isaías hijo de Amoz, la cual vio acerca de Judá y Jerusalén en días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá. Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento. !!Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños. Y queda la hija de Sion como enramada en viña, y como cabaña en melonar, como ciudad asolada. Si Jehová de los ejércitos no nos hubiese dejado un resto pequeño, como Sodoma fuéramos, y semejantes a Gomorra." Isaías 1:1-9

Profecía del nacimiento y reinado del Mesías:

"Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel (Dios con nosotros)". Isaías 7:14

"Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre." Isaías 9:6

Profecía de los siete espíritus de Dios en el Mesías:

"Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová." Isaías 11:1

Profecía de la exaltación y sufrimiento del Mesías:

"He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto. Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres, así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído." Isaías 52:13-15

"Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros." Isaías 53:4-6

SEGUIR LEYENDO, HAGA CLICK “>” ó “ENTRADAS ANTIGUAS” (según versión)

sábado, 29 de agosto de 2015

Elias desata la Ira y el Fuego de Dios


Imagen tomada de: ObreroFiel.com


Después del rey Salomón, hubo reyes que obraron mal delante del Señor y que adoraron a otros dioses ajenos, como Baal y la diosa Aserá. Pero el rey Acab fue el colmo del colmo de los reyes idólatras y desobedientes a la Palabra de Dios. Se casó con Jezabel, una mujer sidonia que adoraba y servía a Baal.

Dios habló al rey Acab por medio del profeta Elías. Este le profetizó que no llovería en los próximos años hasta que él lo ordenara. Y así fue, durante tres años y medio hubo sequía y hambre en Israel. En ese periodo de tiempo, los profetas del Señor fueron perseguidos y exterminados. Elías fue mandado por Dios a un lugar de refugio. Allí estuvo un tiempo bebiendo de un arroyo y comiendo gracias a un cuervo que le traía comida. Después lo llevó a otro lugar donde había una viuda pobre con su hijo, la cual le dio pan y agua. Elías, movido por Dios, le dijo a la viuda que mientras durara la sequía nunca se le acabaría la harina ni el aceite que tenía. Al tiempo, el hijo de la viuda enfermó y casi no respiraba, pero Elías oró a Dios y se sanó.

Después de tres años de sequía y hambre, Dios mandó a Elías a encontrarse con el rey Acab. Le pidió que trajera a los 450 profetas de Baal y los pusiera en presencia de todo Israel en un monte llamado Carmelo. El rey aceptó y cuando llegaron todos al monte Carmelo, Elías le preguntó al pueblo a qué dios quería seguir, si a Baal o al Señor. Les propuso a los profetas de Baal que invocaran a su dios y que le sacrificaran un animal como ofrenda. Él también haría lo mismo. El dios que contestara con fuego, ese sería el Dios verdadero.

Elías invitó a los 450 profetas de Baal, que eran más numerosos, a que comenzaran el sacrificio y la oración. Estuvieron desde la mañana hasta el mediodía invocando al dios Baal, pero no contestó. Después, Elías reconstruyó el altar del Señor que estaba en ruinas e hizo una zanja alrededor llena de agua. Después colocó la leña y el animal, e hizo que le echaran agua encima por tres veces. Entonces Elías invocó al Señor (vean la oración más abajo). En ese momento, cayó fuego del Señor y consumió el holocausto, el agua de la zanja, el suelo y las piedras del altar. El pueblo, al verlo, se postró y exclamó: ¡El Señor es Dios, el Dios verdadero! Elías ordenó que capturaran y ejecutaran a los profetas de Baal. Después, le dijo al rey Acab que se fuera para casa porque ya iba a volver la lluvia. Después de que Elías le pidiera siete veces al Señor que lloviera, llegó un aguacero terrible.

Sin duda, Dios estaba con Elías, él fue el único profeta del Señor que quedó vivo durante el reinado del rey Acab, mientras que Baal tenía a 450 profetas. Pero Dios no necesitaba más que a uno para demostrar su poder y grandeza. Tanto amaba Dios a Elías, que al final se lo llevó al cielo en un torbellino de fuego y nunca más se supo de él (2ª Reyes 2:11).

Todo esto nos enseña que Dios se manifiesta con poder y gloria cuando estamos con él, le obedecemos e invocamos su nombre. Él quiere enseñarnos que no hay otro Dios fuera de Él ni lo habrá jamás. Además, cuando servimos a otro dios, él muestra su ira y aplica su justicia con total soberanía. ¿Quién sabe más que Dios?

El rey Acab hace lo malo delante del Señor:

“Acab hijo de Omrí hizo lo que ofende al Señor, más que todos los reyes que lo precedieron. Como si hubiera sido poco el cometer los mismos pecados de Jeroboán hijo de Nabat, también se casó con Jezabel hija de Et Baal, rey de los sidonios, y se dedicó a servir a Baal y a adorarlo. Le erigió un altar en el templo que le había construido en Samaria y también fabricó una imagen de la diosa Aserá. En fin, hizo más para provocar la ira del Señor, Dios de Israel, que todos los reyes de Israel que lo precedieron.” 1ª Reyes 16:30-33

La profecía de Elías al rey Acab:

“Ahora bien, Elías, el de Tisbé de Galaad, fue a decirle a Acab: "Tan cierto como que vive el Señor, Dios de Israel, a quien yo sirvo, te juro que no habrá rocío ni lluvia en los próximos años, hasta que yo lo ordene." 1ª Reyes 17:1

Dios ordena a Elías que se presente ante el rey Acab:

“Después de un largo tiempo, en el tercer año, la palabra del Señor vino a Elías y le dio este mensaje: Ve y preséntate ante Acab, que voy a enviar lluvia sobre la tierra. Así que Elías se puso en camino para presentarse ante Acab.” 1ª Reyes 18:1-2

“Cuando lo vio, le preguntó: ¿Eres tú el que le está causando problemas a Israel? No soy yo quien le está causando problemas a Israel respondió Elías. Quienes se los causan son tú y tu familia, porque han abandonado los mandamientos del Señor y se han ido tras los baales. Ahora convoca de todas partes al pueblo de Israel, para que se reúna conmigo en el monte Carmelo con los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal y los cuatrocientos profetas de la diosa Aserá que se sientan a la mesa de Jezabel. Acab convocó en el monte Carmelo a todos los israelitas y a los profetas. Elías se presentó ante el pueblo y dijo: ¿Hasta cuándo van a seguir indecisos? Si el Dios verdadero es el Señor, deben seguirlo; pero si es Baal, síganlo a él. El pueblo no dijo una sola palabra.” 
1ª Reyes 18:17-21

La oración de Elías:

"Señor, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, que todos sepan hoy que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo y he hecho todo esto en obediencia a tu palabra. ¡Respóndeme, Señor, respóndeme, para que esta gente reconozca que tú, Señor, eres Dios, y que estás convirtiendo a ti su corazón! En ese momento cayó el fuego del Señor y quemó el holocausto, la leña, las piedras y el suelo, y hasta lamió el agua de la zanja. Cuando todo el pueblo vio esto, se postró y exclamó: 
¡El Señor es Dios, el Dios verdadero!" (1ª Reyes 18:36-39)

Versión bíblica: Nueva Versión Internacional (NVI)

SEGUIR LEYENDO, HAGA CLICK “>” ó “ENTRADAS ANTIGUAS” (según versión)

miércoles, 10 de junio de 2015

El Rey Salomón



Cuando David reinó en Israel, Dios le prometió paz, estabilidad, honor y descendencia. También prometió una casa donde Dios habitaría para siempre, pero esa casa no la construiría él sino su hijo Salomón. Después de ser proclamado rey, Salomón se casó con la hija del faraón de Egipto y aumentó su poder y esplendor. Construyó un nuevo palacio, un templo para Dios y un muro que rodeaba la ciudad de Jerusalén. En una ocasión, Dios se le apareció en sueños y le dijo que le pidiera lo que quisiera. Salomón le pidió sabiduría para gobernar y para distinguir entre el bien y el mal. A Dios le agradó la petición de Salomón y le concedió sabiduría, pero también le dijo que le iba a dar tantas riquezas que ningún rey podría compararse con él.

Dios cumplió con su promesa y le dio a Salomón sabiduría, riquezas y esplendor en su reinado. Fue tanta la sabiduría dada a Salomón, que ejerció como rey, juez y administrador del reino. Además, hizo que Israel creciera en fronteras, en número de habitantes, en prosperidad y en poder militar.

Cuando Salomón terminó de construir el templo para Dios, mandó trasladar el arca del pacto y sus utensilios. Era un templo donde todo estaba hecho a base de oro, plata, bronce,y madera de cedro. En presencia de toda la congregación de Israel, Salomón oró al Señor y le pidió que habitara en el templo, que oyera la voz de su pueblo, que perdonara sus pecados y que hiciera justicia. Dios oyó la oración de Salomón y consagró el templo para habitar allí para siempre. Después hizo un pacto con él: le prometió que nunca le faltaría un descendiente en el trono a cambio de que lo siguiera y obedeciera sus mandamientos, como lo hizo su padre David. Como Salomón desobedeció a Dios uniéndose con mujeres no israelitas que adoraban a dioses ajenos, Dios castigó a su hijo Roboán, quitándole el esplendor y el poder que tuvo Salomón, para darle un reinado corto y limitado.

Como enseñanza, vemos que Salomón no pide a Dios larga vida, ni riquezas, ni la muerte de sus enemigos. Por eso, Dios lo exaltó y le dio la sabiduría que pidió y además le dio las riquezas y el esplendor que no pidió. Salomón escribió los proverbios de la Biblia, uno de ellos dice que vale más la sabiduría que el oro y la plata. En efecto: con sabiduría uno puede hacer negocios y trabajos para obtener riquezas. Pero si uno pide a Dios dinero y no responde, puede ser porque Dios ve orgullo en nuestro corazón, desobediencia, hipocresía u otras causas que no le agradan a él.

David proclama rey a Salomón:

“Y el rey David dijo: Llamadme al sacerdote Sadoc, al profeta Natán, y a Benaía hijo de Joiada. Y ellos entraron a la presencia del rey. Y el rey les dijo: Tomad con vosotros los siervos de vuestro señor, y montad a Salomón hijo en mi mula, y llevadlo a Gihón; y allí lo ungirán el sacerdote Sadoc y el profeta Natán como rey sobre Israel, y tocaréis trompeta, diciendo: ¡Viva el rey Salomón! Después iréis vosotros detrás de él, y vendrá y se sentará en mi trono, y él reinará por mí; porque a él he escogido para que sea príncipe sobre Israel y sobre Judá.” 1ª Reyes 1:32-35

El sueño de Salomón:

“Y se le apareció Jehová a Salomón en Gabaón una noche en sueños, y le dijo Dios: Pide lo que quieras que yo te dé. Y Salomón dijo: Tú hiciste gran misericordia a tu siervo David mi padre, porque él anduvo delante de ti en verdad, en justicia, y con rectitud de corazón para contigo; y tú le has reservado esta tu gran misericordia, en que le diste hijo que se sentase en su trono, como sucede en este día. Ahora pues, Jehová Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre; y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir. Y tu siervo está en medio de tu pueblo al cual tú escogiste; un pueblo grande, que no se puede contar ni numerar por su multitud. Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande? Y agradó delante del Señor que Salomón pidiese esto. Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oír juicio, he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú. Y aun también te he dado las cosas que no pediste, riquezas y gloria, de tal manera que entre los reyes ninguno haya como tú en todos tus días. Y si anduvieres en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo David tu padre, yo alargaré tus días.” 1ª Reyes 3:5-14

Salomón ora al Señor:

“Jehová Dios de Israel, no hay Dios como tú, ni arriba en los cielos ni abajo en la tierra, que guardas el pacto y la misericordia a tus siervos, los que andan delante de ti con todo su corazón; que has cumplido a tu siervo David mi padre lo que le prometiste; lo dijiste con tu boca, y con tu mano lo has cumplido, como sucede en este día. Ahora, pues, Jehová Dios de Israel, cumple a tu siervo David mi padre lo que le prometiste, diciendo: No te faltará varón delante de mí, que se siente en el trono de Israel, con tal que tus hijos guarden mi camino y anden delante de mí como tú has andado delante de mí. Ahora, pues, oh Jehová Dios de Israel, cúmplase la palabra que dijiste a tu siervo David mi padre. Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado? Con todo, tú atenderás a la oración de tu siervo, y a su plegaria, oh Jehová Dios mío, oyendo el clamor y la oración que tu siervo hace hoy delante de ti; que estén tus ojos abiertos de noche y de día sobre esta casa, sobre este lugar del cual has dicho: Mi nombre estará allí; y que oigas la oración que tu siervo haga en este lugar. Oye, pues, la oración de tu siervo, y de tu pueblo Israel; cuando oren en este lugar, también tú lo oirás en el lugar de tu morada, en los cielos; escucha y perdona. Si alguno pecare contra su prójimo, y le tomaren juramento haciéndole jurar, y viniere el juramento delante de tu altar en esta casa; tú oirás desde el cielo y actuarás, y juzgarás a tus siervos, condenando al impío y haciendo recaer su proceder sobre su cabeza, y justificando al justo para darle conforme a su justicia…” 1ª Reyes 8:23-32

Dios responde a la oración de Salomón:

“Y le dijo Jehová: Yo he oído tu oración y tu ruego que has hecho en mi presencia. Yo he santificado esta casa que tú has edificado, para poner mi nombre en ella para siempre; y en ella estarán mis ojos y mi corazón todos los días. Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, en integridad de corazón y en equidad, haciendo todas las cosas que yo te he mandado, y guardando mis estatutos y mis decretos, yo afirmaré el trono de tu reino sobre Israel para siempre, como hablé a David tu padre, diciendo: No faltará varón de tu descendencia en el trono de Israel. Mas si obstinadamente os apartareis de mí vosotros y vuestros hijos, y no guardareis mis mandamientos y mis estatutos que yo he puesto delante de vosotros, sino que fuereis y sirviereis a dioses ajenos, y los adorareis; yo cortaré a Israel de sobre la faz de la tierra que les he entregado; y esta casa que he santificado a mi nombre, yo la echaré de delante de mí, e Israel será por proverbio y refrán a todos los pueblos; y esta casa, que estaba en estima, cualquiera que pase por ella se asombrará, y se burlará, y dirá: ¿Por qué ha hecho así Jehová a esta tierra y a esta casa? Y dirán: Por cuanto dejaron a Jehová su Dios, que había sacado a sus padres de tierra de Egipto, y echaron mano a dioses ajenos, y los adoraron y los sirvieron; por eso ha traído Jehová sobre ellos todo este mal.” 
1ª Reyes 9:3-9

SEGUIR LEYENDO, CLICK ">" o "ENTRADAS ANTIGUAS" (según versión)

El Rey David




Hubo una época en que gobernaron caudillos en Israel, pero se cansaron y quisieron tener un rey que los gobernara. El profeta Samuel, que tenía una comunicación íntima con Dios, le oró al Señor para que le mostrara qué hacer. Dios le habló diciendo que en realidad a quien habían rechazado era a él mismo, ya que él era el verdadero rey. No obstante, Dios aceptó la petición de su pueblo, pero le advirtió de que el rey iba a ejercer una autoridad aplastante sobre ellos. Posteriormente, Samuel ungió a Saúl como primer rey. Pero al final de su reinado, Saúl murió en batalla por su desobediencia a Dios y su dureza de corazón.

Como consecuencia de la desobediencia del rey Saúl, de nuevo Dios habló al profeta Samuel y le mostró a David, un pastor de ovejas de Belén que tenía un corazón conforme a Dios. Éste, siendo tan sólo un niño, venció con una honda a Goliat, un gigante filisteo a quien todo el ejército israelí temía. Llegó a ser músico de arpa, escudero y jefe del ejército del rey Saúl. Más tarde, Samuel lo ungió como nuevo rey de Israel.

Como dice la Biblia, Saúl mató a mil y David a sus diez mil. David fue un guerrero valiente en batalla, le perdonó la vida a Saúl cuando todavía éste era rey. Fue fiel adorador a Dios y construyó un gran reino y un palacio en Jerusalén. Dios estableció su reino para siempre. Pero David no era perfecto, ya que se robó a la mujer ajena (Betsabé) e hizo que su marido muriera en batalla. También pecó de orgullo cuando vio que él vivía en un palacio de cedro y el arca del pacto de Dios se encontraba entre cortinas. Dios le recuerda a David quién lo puso en alto y que un descendiente suyo y no él construiría el templo. En definitiva, Dios le recordó a David que Él es el verdadero rey. No obstante, David se arrepintió de sus pecados y Dios lo perdonó. En sus últimos años, David escribió los Salmos que conocemos hoy en la Biblia.

David fue un ejemplo de adoración y amor a Dios. No le importó los reproches de su mujer Mical por danzar y adorar a Dios estando semidesnudo en plena calle. Pero su humildad era de agrado a Dios y por eso Dios lo exaltó, lo bendijo y le dio grandes victorias sobre sus enemigos.

El pueblo de Israel quería tener un rey:

“Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel, y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones. Pero no agradó a Samuel esta palabra que dijeron: Danos un rey que nos juzgue. Y Samuel oró a Jehová. Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. Conforme a todas las obras que han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, dejándome a mí y sirviendo a dioses ajenos, así hacen también contigo. Ahora, pues, oye su voz; mas protesta solemnemente contra ellos, y muéstrales cómo les tratará el rey que reinará sobre ellos.” 2ª Samuel 8:4-9

Después de Saúl, David es proclamado rey:

“Vinieron todas las tribus de Israel a David en Hebrón y hablaron, diciendo: Henos aquí, hueso tuyo y carne tuya somos. Y aun antes de ahora, cuando Saúl reinaba sobre nosotros, eras tú quien sacabas a Israel a la guerra, y lo volvías a traer. Además Jehová te ha dicho: Tú apacentarás a mi pueblo Israel, y tú serás príncipe sobre Israel. Vinieron, pues, todos los ancianos de Israel al rey en Hebrón, y el rey David hizo pacto con ellos en Hebrón delante de Jehová; y ungieron a David por rey sobre Israel. Era David de treinta años cuando comenzó a reinar, y reinó cuarenta años.” 
2ª Samuel 5:1-5

La promesa de Dios a David:

“Aconteció que cuando ya el rey habitaba en su casa, después que Jehová le había dado reposo de todos sus enemigos en derredor, dijo el rey al profeta Natán: Mira ahora, yo habito en casa de cedro, y el arca de Dios está entre cortinas. Y Natán dijo al rey: Anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo. Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo: Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more? Ciertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué a los hijos de Israel de Egipto hasta hoy, sino que he andado en tienda y en tabernáculo. Y en todo cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ¿he hablado yo palabra a alguna de las tribus de Israel, a quien haya mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo: ¿Por qué no me habéis edificado casa de cedro? Ahora, pues, dirás así a mi siervo David: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel; y he estado contigo en todo cuanto has andado, y delante de ti he destruido a todos tus enemigos, y te he dado nombre grande, como el nombre de los grandes que hay en la tierra. Además, yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su lugar y nunca más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al principio, desde el día en que puse jueces sobre mi pueblo Israel; y a ti te daré descanso de todos tus enemigos. Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa. Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será a mi hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres; pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente. Conforme a todas estas palabras, y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David.” 
2ª Samuel 7:1-17

SEGUIR LEYENDO, CLICK ">" o "ENTRADAS ANTIGUAS" (según versión)

sábado, 16 de mayo de 2015

La Historia de Rut y Noemí




Como cuenta la Biblia, había en Belén de Judá un hombre llamado Elimélec, casado con Noemí con dos hijos. Hubo allí una época de hambre y emigraron a Moab, tierra lejana a Belén. Noemí se quedó viuda y sus dos hijos se casaron con mujeres moabitas. Una de ellas se llamaba Rut. Después de un tiempo, murieron los dos hijos de Noemí y ella quedó sola con las dos nueras. Noemí regresó a su tierra Judá con sus nueras en busca de alimento. Les explicó que debían volver a su tierra porque ella no podía hacer nada por ellas. Una de ellas volvió con sus padres y la otra nuera (Rut) quiso quedarse con su suegra Noemí. Le dijo que iría donde ella fuera, viviría donde ella viviera, su pueblo sería su pueblo, su dios sería su dios y moriría donde ella muriera. Noemí aceptó a su nuera y se fueron a Belén en plena cosecha.

Ocurrió que Rut y Noemí llegaron hasta el campo de Booz, pariente del difunto esposo de Noemí. Rut quería trabajar allí recogiendo espigas y le fue dado el permiso. Rut cayó bien a Booz y le dejó quedarse porque reconoció su valor y fidelidad con Noemí viniendo de tierra extranjera. Cuando Noemí se enteró que había estado en el campo de Booz, le dijo que se quedara allí con él porque era pariente de su esposo y tenía derecho de casarse con ella por ley. Rut hizo saber esto a Booz y éste le dijo que había otro pariente más cercano que él para casarse. Booz buscó a ese pariente pero renunció a ese derecho. Rut se casó con Booz y tuvo un hijo llamado Obed, el cual entregó a Noemí para que lo criara y la cuidara en la vejez.

Vemos que Rut fue un ejemplo de fidelidad y obediencia a Dios hasta el final. Siendo extranjera, no le importó dejar su tierra, su familia y todo para irse a vivir a Belén con su suegra, la tierra de su difunto esposo. Allí adoró y obedeció a Dios y por eso fue bendecida ella y su suegra Noemí.

Principio de la historia:

“Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí. Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos, los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años. Y murieron también los dos, Mahlón y Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido.” Rut 1:1-6

Rut no quiso dejar a Noemí:

“Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella. Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos. Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más.” Rut 1:15-19

Dios bendice a Rut y a Noemí:

“Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó a ella, y Jehová le dio que concibiese y diese a luz un hijo. Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel; el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos. Y tomando Noemí el hijo, lo puso en su regazo, y lo crió. Y le dieron nombre las vecinas, diciendo: Le ha nacido un hijo a Noemí; y lo llamaron Obed.” Rut 4:13-17

SEGUIR LEYENDO, CLICK ">" o "ENTRADAS ANTIGUAS" (según versión)